22.6.06

 

El cuerpo como objeto de transformación


El Cuerpo como objeto de transformación

La visión que tenemos del ser humano es de grandes consecuencias para la vida individual y social, y por ello nos ocupa como tema. Basta que se lo considere como abierto o cerrado, como sujeto u objeto, como agente o paciente, como en transformación o como terminado, etc. para que cambie nuestra actitud ante nosotros mismos, los otros, la vida, su sentido...todo.

Entre otras cosas, nosotros afirmamos que no nos podemos referir al ser humano en términos de "naturaleza" humana, sino de historia personal y social. Si con la idea de "naturaleza" humana se ha querido señalar lo permanente, tal idea es hoy inadecuada, aun si se la quiere aplicar a lo más objetal del ser humano, es decir, a su cuerpo.

Si admitimos lo anterior, habremos de aceptar que el ser humano puede transformar intencionalmente su constitución física. Y así está ocurriendo. Comenzó con la producción y utilización de instrumentos que puestos adelante de su cuerpo como "prótesis" externas le permitieron ampliar sus posibilidades corporales (maza, palanca, lanza, etc.), perfeccionar sus sentidos (lentes, etc.) y aumentar su fuerza y calidad de trabajo (arado, rueda, etc.). Naturalmente no estaba dotado para los medios líquido y aéreo (ni agallas, ni alas, etc.) y sin embargo creó condiciones para desplazarse en ellos (vehículos acuáticos y aéreos) hasta comenzar a emigrar de su medio natural, el planeta Tierra (navegación espacial, etc.). Hoy, además, está internándose en su propio cuerpo cambiando sus órganos (trasplantes, órganos artificiales); interviniendo en su química cerebral (estimulantes, tranquilizantes y fármacos de todo tipo); fecundando in vitro (los conocidos "bebés de probeta") y manipulando sus genes (ingeniería genética).

Por cierto, la adecuación del cuerpo a necesidades y designios de cierto alcance (longevidad, eliminación de enfermedades, aumento de capacidades biomecánicas, etc.) excede las posibilidades del individuo aislado -no basta gobernar su propio cuerpo-, y por lo tanto requiere un proceso social que permita, por ejemplo, una ingeniería biológica, una ingeniería genética, etc.

Esto lo hace posible toda una sociedad, acumulando trabajo durante muchas generaciones. Todo lo anterior Todo lo anterior no es natural ni subordinado a lo natural, sino intencional, de superación de los límites de lo natural.
Y en lo que hace a una moral, un derecho, instituciones y otras producciones llamadas "naturales," encontramos -opuestamente- que en ese campo todo es histórico-social y nada allí existe por naturaleza.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?